domingo, 28 de agosto de 2011

Una categoría invisible, donde sólo compiten los “pataduras” y su ilusión, por Pablo Calvo

"Una categoría invisible, donde sólo compiten los “pataduras” y su ilusión", por Pablo Calvo, Diario Clarín, 28 de septiembre 2011
                                                                                                                                                                                                                                 
    Algunas reflexiones sobre el artículo de Pablo Calvo, por Claudia Bozzo


          Esta nota es fundamentalmente el homenaje de un periodista a un maestro.
          Jorge Gottling, jefe de "Internacionales" de Clarín. Lo conocí en mi peregrinación con mi idea loca, allá por inicios del '91. Si bien no era el titular del área "Tango" -que tenía un lugar, salía en página completa, creo que los días jueves, yo disfrutaba mucho los escritos de Héctor Negro-, tal como lo describe Pablo Calvo, atendía a personajes como yo, con sus historias. La mía: quería crear un espacio dedicado al tango en el centro de la ciudad, después de pasar 4 años recorriendo los barrios de la ciudad, de punta a punta, por la noche, en búsqueda de diferentes "prácticas" donde zambullirme en la danza porteña como en submundos, después de finalizar la carrera de sociología sin haber podido encontrar muchas herramientas para trabajar con el tema, sino más bien, miradas curiosas e interesadas cuando mi maestro Horacio Gonzalez me pedía algún aporte y me cedía un lugar para compartir en ese espacio académico.
          Agradezco a la persona que me lo indicó, ya que Jorge, además, era un experto en tango, lo amaba profundamente.

          Se fue precisamente un 26 de agosto, sus amigos periodistas le escribieron este tango:

    CHE ALEMAN
    (Tango)
    A Jorge Göttling
    Música: Leopoldo Federico
    Letra: Eduardo Parise y Eduardo San Pedro

    Che Alemán,
    melancólico testigo,
    vení un cacho y dame letra
    quiero ya cantarte un tango
    y no sé cómo empezar.

    Vos guerrero silencioso
    del reaje,
    le diste chapa a la vida
    más fulera,
    sin pagar nunca peaje
    y ganaste...
    ¡qué te iban a cobrar!

    Che Alemán,
    que pintaste en los diarios
    la ciudad y sus miserias,
    dame un verso despacito, 
    vos que la sabés contar.

    Te fuiste sin barullo,
    con tus ojos solteros,
    Alemán, fantasma amigo,
    dame un verso por favor.
    Esta vez ganó la banca,
    no hubo suerte, así es la vida...
    Los linyeras y atorrantes
    están llorando tu adiós.

    Che Alemán,
    general de derrotados,
    ya tus viejos compañeros
    de la noche y de la farra
    no podrán oír tu voz.
    Pero si un fueye
    solloza Gallo ciego
    entre las manos
    del Gordo Federico,
    estarás con ese tango tan tuyo
    presente en cada rincón.
    Volverás,
    a encontrarte nuevamente
    con la gente que querías,
    en cualquier piantado día
    o en la cancha del Ciclón.

          Él me dió buenos consejos. También me ayudo a ubicar en el mundo, en el centro, mi entonces huérfana idea otro grande, pero de la radio, mi querido Armando Rolón.

          Interesante esta nota del periodista Pablo Calvo iluminando la otra parte, opuesta al "esplendor".
    Me hace recordar, entre otras tantas cosas, que llamábamos así -con mis compañeras de zambullida en los barrios de aquellos años, Anahí Zlotnick, Christine Versé, la "Bebita" Natalia Games, ...-, "esplendor", al efecto de la irrupción de los consagrados de los escenarios para turistas de San Telmo cuando al terminar sus shows, se pasaban por la milonga, y nos encandilaban con sus strasses y lentejuelas, y los observábamos como con la ñata contra el vidrio y el ceño un poco fruncido también por la refulgencia.

          Periodistas .... qué maravilla!
    Quiero sumar mi homenaje, a aquellos que sostuvieron el misterio y le agregaron colores al proyecto de La Escuela que hoy cumple 20 años.

    lunes, 22 de agosto de 2011

    Memorias de 20 Años

    Algunas de las notas recibidas sobre el próximo cumpleaños de La Escuela:
    • JULIA LASPIUR
         Faltaba poco para el milenio. Me había dado cuenta de lo que papeloneaba en La Ideal y de que así no era. Miraba con admiración a mis amigas que ya llevaban un par de años tupidos en las pistas y  a mí me sacaban a bailar por estar con ellas pero se guardaban muy bien de repetir el intento. Hubo sí algunos solidarios con los que bailo hasta el día de hoy.  Pero, tenía que aprender. Descubrí  El Tangauta, revista de cabecera en los siguientes años.  Examiné el listado de clases, no conocía a nadie, y me decidí por La Escuela del Tango. Me gustaba el nombre, la ubicación y los horarios.

         Recuerdo cuando se abrió la puerta del piso de la calle San José, se escuchaban los compases de Di Sarli.  La finura y calidez de Claudia, las salas amplias, iluminadas, con sus pisos de madera. Cómo me gustó todo!  Desde entonces por nada del mundo faltaba a mis clases. No era muy dotada pero sí consecuente.  Si había que caminar, caminaba, caminaba y caminaba. Costaba entender lo importante que era el pisar. Estaba ansiosa por revolotear en los brazos de algún galán pero Claudia con su simpatía era estricta.  Me acuerdo cómo me sentí de orgullosa el día que anunció en el grupo que yo pasaba de principiante a intermedio.  Toda una emoción.

         Ya en esa etapa, teníamos visitas de milongueros.  Teté, que nos explicaba como apilarnos.  Me parecía tan raro compenetrarme de esa postura, de ese contacto. Llevó su tiempo. También iba Manolo para enseñarnos la milonga. Lo más difícil, resistirse a saltar al ritmo de los tambores.

         Y todos los meses había alguna fiesta que nos permitía soltarnos y poner a prueba nuestros conocimientos. 

         Así creció el enamoramiento con el tango. Nos lanzamos a la milonga con fruición. No sabía cuanto mas tenía que aprender, no solo del baile.  Conocí después muchos profesores, seminarios, teorías, pero nadie con tanta disciplina y seriedad como Claudia Bozzo.  Por eso en este vigésimo aniversario de su escuela la recuerdo con todo mi agradecimiento y afecto.

    • JOE POWERS
    In 2000, after searching all over Buenos Aires for nearly three months for a comprehensive course of study in Tango dance, participating in countless workshops and several private lessons. I eventually found Claudia Bozzo's "Escuela Del Tango" and spent almost an entire year studying there. During that time I learned to become more finely aware of my body and movements then I had ever been in my life. My posture and self-confidence greatly improved and naturally my dancing saw leaps and bounds. Today I continue to dance and teach grounded in the techniques that I learned during that formative time.

    • LUCIA BERDOU
    Qué decir de la Escuela del Tango... En primer lugar es eso: "LA" escuela del tango, Por lo menos la mía, porque fue donde mi inicié, y mi guía en estos pocos años que llevo recorriendo el camino del tango danza.
    Cada tanto me alejo unos meses, o años, y cuando vuelvo me doy cuenta cuánto la necesito, porque en pocas palabras resume lo que anduve buscando por otro lado... Y esa es Claudia: su directora, maestra, mentora, y todas las que querramos agregar, porque es quien permite que nos juntemos en su lugar, aprendamos, nos hagamos amigos, bailemos...
    Gracias a Clau por tanta generosidad en su enseñanza y a la Escuela por tantos buenos momentos!


    • GABRIELA ANASTASI 
    Llegué a Claudia buscando un profesor que quisiera sumarse a un loco proyecto de investigación sobre el tango. ¡Y la suerte que tuve que ella aceptó! Su mirada precisa muestra muy bien que para ella enseñar no es copiar pasos mecánicos ni repetir fórmulas. Y tiene una claridad y generosidad para compartir lo que sabe que pocas veces se encuentran en cualquier disciplina.

    No en todos los casos “20 años no es nada”. Para La Escuela del Tango han sido muchos y muy fructíferos. Años de mucho trabajo y dedicación. De enorme amor y respeto por la enseñanza, por los alumnos, por los profesores y por la materia que siempre tiene más para dar: el tango.

    Sábado 3 de septiembre, 22 hs. Fiesta 20 Aniversario LA ESCUELA DEL TANGO

         El sábado 3 de septiembre, a partir de las 22 hs., festejaremos los 20 años de actividad de La Escuela.
         Como siempre compartiremos baile, música, encuentro con nuevos y viejos amigos. Disfrutaremos de los artistas en acción. Todos son bien recibidos, si quieren venir acompañados, y sonarán tandas tanbién para los que no bailan tango.
         No olviden traer para la mesa común bebida / comida, ya que no hay servicio de bar.
    Bono Contribución: $20-
         Mientras, iremos publicando las reflexiones, recuerdos y saludos recibidos por este nuevo aniversario, e invitamos a ustedes a compartir aquí, en el blog, sus propias notas.

    domingo, 14 de agosto de 2011

    Festival Mundial Buenos Aires Tango 2011- 20 de Agosto, 17 hs.

                Los invitamos cordialmente a la Clase que se llevarán a cabo en el marco del Festival-Mundial de Tango 2011, con la participación de La Escuela del Tango, Claudia Bozzo y maestros.

              En esta clase, abordaremos conceptos fundamentales en el tango, útiles para todos los niveles de baile.

    Lugar:

    Centro de Exposiciones
    Av. Figueroa Alcorta y Av. Pueyrredón
    Ciudad Autónoma de Buenos Aires

    Día:
    Sabado 20 de Agosto-17 hs.
    Pista María Nieves

    Entrada gratuita


    La Escuela del Tango
    Desde hace 20 años ofrece cursos y seminarios para aprender y perfeccionar el baile, conocer más acerca de la música, la historia, la literatura y capacita a profesionales, maestros y bailarines. Sus cursos se caracterizan por la enseñanza en pequeños grupos, personalizada, con metodología actualizada constantemente. Desde 1999 participa acompañando los Festivales de Tango de la Ciudad de Buenos Aires.

    Claudia Bozzo
    Directora General de La Escuela del Tango. Es maestra de tango y de danza, coreógrafa, bailarina y Licenciada en Sociología, UBA. Ha desarrollado una metodología de enseñanza del tango en la que une su experiencia con las generaciones de bailarines tradicionales y su relación con el movimiento desde la danza en sus múltiples abordajes, y en permanente investigación, rescatando en la danza del tango los elementos que le dan identidad: la improvisación y la conexión, por lo que es requerida por maestros de la Argentina y el exterior para capacitación y actualización docente.
    Ha participado como directora, coreógrafa y bailarina en espectáculos en Argentina y el exterior. Desde teatros oficiales como Teatro General San Martín, Teatro Presidente Alvear, Centro Cultural Ricardo Rojas hasta el Parakultural y espacios no convencionales (Facultad de Ciencias Sociales, UBA). Ha bailado con la orquesta del Maestro Osvaldo Pugliese, con la Orquesta de Buenos Aires, de los Maestros García y Garelo, con la orquesta del Maestro Ismael Spitalnick y de Leonardo Marconi entre otros.
    Ha sido maestra en el Centro Cultural Ricardo Rojas, en la Facultad de Ciencias Sociales -UBA, en la Biblioteca Antonio Devoto, en milongas, en centros culturales y en La Escuela del Tango, habiendo sido invitada a organizar las Primeras Jornadas de Perfeccionamiento para Bailarines de Tango en el marco del Festival de Tango de 1999 y como maestra y jurado en las siguientes ediciones.


    La Escuela del Tango - 2011- 20 Años formando bailarines - 
    San José 364, Piso 3°, Dpto.A
    Monserrat, Ciudad de Buenos Aires (1076)
    Argentina
    TE: +54 11 4383 0466